VIAJE A TU INTERIOR

¿TE ATREVES A EMPRENDER ESE VIAJE?, ¿QUIZÁ YA ESTÁS EN ÉL?

 

Ese viaje rumbo al interior puede ser el más temido o el más apasionante de los periplos, ya muchos pensadores hablaron sobre esto a lo largo del tiempo con más o menos solemnidad, y la realidad es que se trata de un proceso de aprendizaje y de entrenamiento consciente. Y créeme, encontrarte perdido, perdida es una oportunidad de oro para crecer, crecer desde dentro.

Hay un fragmento de Heinrich Zimmer muy inspirador con el que me tropecé en el prólogo de algún libro hace ya algunos años y que sigo teniendo presente a día de hoy, dice así:

El verdadero tesoro, el que pone fin a nuestra miseria y a nuestra propia desgracia, nunca está muy lejos, no es preciso buscarlo en un lejano país, yace envuelto en los lugares más íntimos de nuestra propia casa, es decir, de nuestro propio ser”. Y es que alcanzar el “verdadero tesoro” exige una transformación en las perspectivas, en la forma de pensar… Esto a su vez implica utilizar una variedad de enfoques y métodos.

¿Y tú? ¿Cuáles son tus métodos? Todos estamos en algún punto de esa búsqueda, ¿verdad? Si lo pensamos bien, desde nuestros orígenes, factores como el raudal de pensamiento del ser humano así como su genio de subsistencia y anhelo de evolución -junto a la complejidad de su cerebro- han hecho que en el transcurso de la historia (y pese a que la visión que la cultura ha ofrecido históricamente acerca de la realidad, no ha contribuido precisamente a que los seres humanos hayan podido vivir en plenitud ni alcanzar su potencial), despleguemos infinidad de recursos intangibles para nuestro –hablando en términos actuales- “Desarrollo Personal”. Aunque cabe señalar un acontecimiento que ha contribuido en las últimas décadas, de una manera fundamental, a poner en marcha este engranaje y que ha ido paralelamente acompañado de una revolución del conocimiento. Estoy hablando del “despertar de la consciencia” –y hablo ahora en términos metafísicos- .

Un dato: El tiempo en el planeta se ha acelerado un tercio como resultado de la elevación de consciencia que ha tenido lugar en los últimos tiempos. Es por esto que nuestra perspectiva del tiempo está cambiando y sentimos que va más rápido… Pues bien, una vida consciente puede contrarrestar en cierta forma esta percepción de que el tiempo vuela, que se nos escapa de las manos como si cogiéramos un puñado de arena. La atención plena en el aquí y ahora nos ayuda a desacelerar este proceso y alejarnos de la ansiedad que ello produce.

Cabe señalar que la meditación -en conjunto con la respiración- nos libera del estrés acumulado por tantos factores influyentes del mundo actual. Hago aquí mención de algo que ha llegado con fuerza a nuestra sociedad –más por “causalidad” que por casualidad- y es el mindfulness, una terapia de nueva generación cuyo núcleo es la práctica de meditación, en la que se trabaja y fortalece la atención plena y sin juicio al momento presente, es decir un estadio de consciencia plena. En este sentido, me atrevo a decir que el mindfulness nos empodera como seres vivientes.

En adelante, iremos desarrollando y publicando de una manera más concreta sobre las distintas actividades que pueden ayudarnos a alojarnos en una vida plena y consciente y que dan a Dioda su razón de ser. Hablaremos con distintos profesionales y maestros para transmitiros sus conocimientos y experiencias.

Por supuesto estaremos especialmente cerca de la disciplina del yoga, dándole valor a su condición de milenaria e inspiradora de todas las demás y teniendo presente que sus beneficios son infinitos y que todos lo podemos practicar.

Termino por hoy recordándome y recordándote que, cultivar y fortalecer las diferentes herramientas que vamos adquiriendo en el camino le da voz a nuestra consciencia, esa que nos permite formar parte de la propia realidad interior, percibir cada matiz y despertar los estímulos internos y cada pequeño descubrimiento nos debe servir de inspiración para alcanzar otro y otro…

En definitiva, para acercarnos cada vez más a la serenidad, a la madurez y a la felicidad.

Texto de Maite Burgos.

(Gracias Maite por estar ahí, te convertiste sin buscarlo en un apoyo, una amiga y una inspiración)

 

Fecha de publicación: 1 de marzo de 2020.
Abrir chat
¿Tienes dudas?